Pregoneros abre!!

¡Haced click aqui!

Teaser de mi nuevo proyecto web

No es un webcómic.

Más polémica :P

De vez en cuando un tema que me motiva se cruza frente a mi cara y me da ganas de escribir en el blog. Eso es bueno, porque no soy dado a escribir en el blog porque sí, como podéis apreciar por mis prolongadas y repetidas ausencias. El tema de hoy es; la gente que hace webcómics de mierda. Leer todo »

Este puto mundo a veces me da bastante asco

Traduzco sin más.

Clay y su pareja desde hace más de 20 años, Harold, vivían en California. Clay y Harold hicieron diligentes esfuerzos por proteger sus derechos legales, y pusieron en orden todo su papeleo; testamentos, poderes de albacea, decisiones médicas, todo ello escribiendo cada uno el nombre del otro. Harold tenía 88 años y estaba en unas condiciones médicas frágiles, pero todavía vivía en casa con Clay, de 77 años, que gozaba de buena salud.

Una tarde, Harold se cayó de las escaleras frente a la casa de ambos y fue llevado al hospital. Basándose sólo en sus directivas de decisión médica, Clay debería haber sido consultado respecto a los cuidados de Harold desde el primer momento. Trágicamente, en vez de eso los empleados del condado y del hospital rechazaron permitir a Clay ver a Harold en absoluto. El condado fue un paso más allá, aislando después a la pareja en asilos separados.

Ignorando el importante papel de Clay en la vida de Harold, el condado siguió tratandi a Harold como si no tuviera familia, iniciando un juicio que buscaba la potestad para tomar decisiones financieras en su nombre. El condado tuvo la desfachatez de representar ante el juez a Clay como simplemente el “compañero de piso” de Harold. El juzgado denegó sus esfuerzos, pero sí que dio al condado acceso limitado a una de las cuentas corrientes de Harold para que se pagaran las facturas médicas.

Lo que pasó después es aún más escalofriante; sin autoridad, sin determinar el valor de las posesiones que Clay y Harold habían acumulado a lo largo de sus 20 años de vida en común y sin hacer ningún esfuerzo por determinar qué pertenecía a quién, el condado subastó todas las posesiones de la pareja.  Lo que es más, como decimos Clay fue expulsado de su casa y confinado en un asilo contra su voluntad. Los trabajadores del condado liquidaron el alquiler de Clay y Harold y devolvieron la casa vacía que llevaban años arrendando al casero.

Tres meses después de ser hospitalizado, Harold murió en el asilo. Por las acciones del condado, Clay se perdió los meses finales que debería haber tenido con el que había sido su compañero durante más de 20 años. Apuntalando su tragedia, Clay no tiene literalmente nada de la casa que había compartido con Harold o de la vida que tenía hasta el día que Harold se cayó, porque no ha podido recuperar nada. El único recuerdo que le queda es un álbum de fotos que Harold le hizo durante los tres últimos años de su vida.

Con la ayuda de una dedicada y persistente abogada, Anne Dennis de Santa Rosa, Clay fue finalmente liberado del asilo. La señorita Dennis, junto con Stephen O’Neill y Margaret Flynn de Tarkington, O’Neill, Barrack & Chong, representan ahora a Clay en una denuncia contra el condado, la empresa de subastas y el asilo, con la ayuda técnica de la NCLR. Se ha fijado la audiencia con el Tribunal Superior del Condado de Sonoma para el 16 de Julio.

Perspectiva 101 – El Dinero

El experimento del otro día respecto al tamaño del Universo me gustó, de modo que he seguido investigando el concepto, inspirado por alguna imagen que he visto estos días.

He aquí mi primer intento de Perspectiva 101.

Pregúntame cosas

No me gusta apuntarme a las cosas que estan de moda a la vez que todo el mundo, por eso llego tarde, pero aquí teneis mi formspring, donde podeis preguntarme cualquier cosa sobre cualquier nivel de mi existencia. Yo prometo contestar honestamente a todo aquello que no haga daño a nadie más.

Perspectiva

Ejercicio;

Mirad esta imagen.


Ahora intentad darle mentalmente una vida a cada persona que aparece en esta imagen. Una parecida a las vuestras, con aficiones, inquietudes, toda una red de amigos, familiares y conocidos, mil historias y cien bromas privadas. Una existencia completa, tan compleja y llena de pequeñas alegrias y decepciones, vicios y virtudes, miserias y bellezas, como la vuestra.

En serio. Intentadlo. Mirad la imagen y tratad de pensar en la escala de la que estamos hablando.

Bien.

He calculado que en esa imagen aparecen unas 1400 personas.

Es decir, que si quisiéramos agolpar a todo el mundo de este planeta en una foto parecida, la imagen resultante necesitaría ser tan grande como la zona verdosa de la siguiente imagen…

…y aun así no cabrían los habitantes de Estados Unidos, Brasil, Rusia, Indonesia y otra docena de países tan poblados como España.

Todo ello gracias a que vivimos en esta cosa tan grande.

Y cuando digo grande, quiero decir jodidamente enana al compararla con un mastodonte como Júpiter.

Hablemos un momento de Jupiter.

Júpiter es sólo un 30% más pequeño que los enanos rojos más pequeños. Tiene una masa tan abrumadora que, a pesar de estar a una distancia tal que tarda once años en orbitar alrededor del Sol, el centro de masa entre ambos cuerpos está fuera del propio sol. Tiene la superficie de 122 Tierras y el diámetro de 11. Tiene una tormenta anticiclónica más grande que la Tierra, repito, Júpiter tiene una tormenta más grande que la Tierra.

Veis por donde voy yendo, ¿no?

El sol es una bola de hidrógeno de millón y medio de kilómetros de diámetro (109 veces la tierra), que contiene el 98% de la masa del sistema solar, y está tan lejos que su luz (cosa que viaja a 300.000 kilómetros por segundo) tarda más de ocho minutos en llegar a la Tierra (así es… cuando ves amanecer el sol está en realidad bastante por encima).

Arturo es un gigante naranja que está “relativamente cerca”, porque al parecer la luz que emitió el día que yo nací llegará a la Tierra dentro de sólo 8 años, mientras nosotros seguimos diciendo que el Ayuntamiento queda “a tomar por culo”.

¿Veis Arturo en la imagen?

Antares es un supergigante rojo cuyo radio es unas 800 veces el del sol, que queda a una distancia tal que, si levantas la mirada por la noche, puedes captar algún rayo de luz que emitió el día que nació Juana de Arco. O Ezio, de Assassin’s Creed 2. Es tan jodidamente grande que, si lo pusieras en el sitio del Sol, la Tierra quedaría en su interior.

Hay más.

Y ahora, el verdadero ejercicio. Pensd en el tamaño de vuestros problemas.

Glee sería la mejor serie que he visto nunca si nunca hubiera visto Firefly

Admito que tengo algo con los musicales, algo que creo que no es difícil compartir. Un musical no me parece tan diferente de cualquier otro género; vemos a Hiro parar el tiempo y lo consumimos con alegría, sencillamente porque hemos aceptado las reglas que Heroes propone de antemano. Aceptar las de un espectáculo musical puede no ser un paso tan universal, pero sí igual de fácil.

Por supuesto, Glee parte de la premisa de que estás dispuesto a aceptar sus normas. Playbacks muy obvios, realización autocomplaciente en los números musicales, canciones en vez de diálogos, situaciones deliberadamente preparadas para meter una canción en concreto… todo muy musical.

Y aun así, Mega y yo hemos devorado sus hasta ahora 13 capítulos de 45 minutos en dos dias.

Podríamos definir la serie como “High School Musical con todo lo que ellos hicieron mal bien hecho”. Un coro de instituto en el que los miembros son los marginados (el chico gay, el paralítico, la tartamuda…) es retomado antes de su disolución por un profesor que busca revivir su pasado ahora que su futuro, un matrimonio que está empezando a irse al carajo, está empezando a irse al carajo.

En medio de un repertorio musical sorprendentemente variado, en el que la estrella indiscutible es Rachel (interpretada por la ex-chica Broadway Lea Michele) se eleva una docena de historias paralelas escritas con una conmovedora sencillez, increíblemente bien interpretadas casi en todos los casos, y, lo que quizá es más interesante; que tira piedras al frágil muro que ese niño inadaptado que muchísimos fuimos, ha conseguido levantar a su alrededor con el paso de los años, a medida que se alejaban los años de esa jungla llena de acné, hijos de puta y la sensación de que somos los únicos que no follan, que algunos llaman el instituto.

Es, en resumen, Sensacion de Vivir: el Musical, elevado a menos uno, una celebración de la música que encierra una historia sobre la clase de gente que la mayoría fuimos, no sobre la clase de gente que se supone que deberíamos desear ser. Debo referirme de nuevo a la arcana sabiduría de Penny Arcade en este aspecto; we run shit.

Vuelvo con la primavera

Vaya, parece que mi blog sigue existiendo. Bien.

Supongo que si seguís teniendo esto en vuestros clientes RSS es porque de algún modo os interesa saber que sigo vivo, que me va tan bien como la última vez que tuvisteis noticias y que sigo cultivando mi creatividad en los mismos medios en los que estáis acostumbrados a verme. Esto es, sigo haciendo cómics y novelas, sin prisa ni presión, entre las cambiantes sombras de mis oscuros refugios.

Más cosas a partir de ahora, que por fin me he configurado el blog bajo Flock :P

Mass Effect 2: Esta vez es pornosonal

Este juego contiene

  • sexo homosexual con alienígenas
  • otras cosas

Leer todo »